Albóndigas de garbanzo en salsa verde de guisantes

Hola! Esta es una de mis recetas preferidas. No sé si es por los garbanzos, que me encantan; por que las albóndigas de garbanzo se asemejan demasiado a las croquetas, que me chiflan; o por la salsa de guisantes que contrasta a la perfección con todo lo demás. El caso es que es un plato muy vistoso, fácil de hacer y sobretodo riquísimo. Espero que os animéis a probarlo, porque seguro que triunfaréis.

Ingredientes para las albóndigas de garbanzo

(2pax)

  • 1 bote de garbanzos o 2 tazas de garbanzos cocidos
  • 1 patata grande cocida o 2 patatas pequeñas
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • perejil o cebollino (opcional) yo no le puse porque no tenía en el momento, pero quedan igualmente buenas
  •  2 tazas de guisantes (le puse congelados)
  • pan rallado
  • sal
  • pimienta negra
  • aceite de oliva

Preparación de las albóndigas de garbanzo

Para empezar, preparamos la masa de albóndigas de garbanzo. Si los garbanzos son de bote, yo los hiervo unos 10-15 minutos para curarme en salud con la toxina botulínica de algunas conservas. Cocemos y pelamos la patata también.

Por otro lado, cortamos muy menuda una de las dos cebollas y la pochamos bien, junto con el ajo. Cuando esté bien pochado, lo añadimos a un bol junto con la patata y los garbanzos. Salpimentamos y lo trituramos todo bien. Yo lo hice con el túrmix, de manera que quede una pasta cremosa y densa. Si queréis le podéis añadir un poco de perejil picado o cebollino, yo no le puse porque no tenía en ese momento, pero queda muy bueno también.

albondigas garbanzo

Lo tapamos con papel film y lo guardamos en la nevera mientras preparamos la salsa.

Cortamos la cebolla que nos quedaba y la pochamos bien, cuando esté lista, le añadimos los guisantes junto con un vaso de agua. Dejamos cocer unos 10 minutos y retiramos del fuego. Salpimentamos, y lo trituramos bien. Si queréis que quede más fina, podéis pasar la salsa por el chino, pero a mi me gustó que quedaran algunos guisantes más enteros. Es más, reservé algunos guisantes enteros para añadírselos luego a la salsa y que se notaran. Esto podéis hacerlo como más os guste. También le podéis añadir vino o cualquier otra cosa que se os ocurra para hacer la salsa como más os guste.

Cuando tengamos la salsa, cogemos la masa de las albóndigas de garbanzo y hacemos bolas que iremos pasando por pan rallado. Cuando las tengamos listas, podemos freírlas o podemos hacerlas al horno. Yo las hice fritas, por no encender el horno, pero sí que es cierto que al horno quedan con menos aceite. No obstante, si las freís con el aceite bien caliente, como la masa ya está cocida, es vuelta y vuelta para que se dore el pan rallado. A vuestra elección :)

albondigas garbanzo

Para servirlo, colocamos un poco de salsa en la base y las albóndigas de garbanzo encima. Podemos añadirle unas vueltas del molinillo de pimienta y un chorrito de aceite para terminar de vestir el plato.

albondigas garbanzo

albondigas garbanzo

¡Espero que os guste! :)

¿Te gustan las recetas de La Despensa Vegana? ¡Compártelas! :)

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>